Lina y Leo son una experiencia única, la familias llena de amor y mucha buena energía, me recibieron en su casa para la preboda, fuimos de aventura y al fin llegó el día de la boda, definitivamente no hay nada mejor que trabajar con personas como ellos, su autenticidad y felicidad hicieron muy fácil mi trabajo.

“Brota el mundo de tus manos

cuando me acaricias y me creas.

Yo le pongo nombres con mi boca

que es tu boca y nuestra.

Entonces todo existe.

Luego el mundo

guarda todos nuestros rasgos

sin temor todos sus gestos

se parecen a los nuestros.”

Bodas en Boyacá, bodas campestres, fotógrafo de boda campestre, boda al aire libre Colombia.

Comentarios
Añade un comentario...

Gracias