Elisa y Miguel decidieron realizar una celebración familiar muy sobria, después de la ceremonia cenaron en el Restaurante Club Colombia del barrio Chicó de Bogotá, ser el fotógrafo de su boda fue un privilegio, pude ser testigo de dos familias que comparten con amor y despojo, sin mucho protocolo y más bien con mucha felicidad, amo las bodas así, al final tuvimos tiempo para hacer retratos espectaculares en el restaurante

Comentarios
Añade un comentario...

Gracias