La primera vez que hablé con ellos fue por teléfono, estaban en París, donde viven felizmente, llamaron interesados en conocer mis servicios de fotografía para su boda en Villa de Leyva, y dos horas después de risas, buena onda y conversación de la buena, decidieron que yo sería su fotógrafo, así, sin más, hicimos un acuerdo verbal, -la palabra aún puede tener valor-, dijimos con total confianza, así que unos meses después estábamos en Villa de Leyva, compartiendo en la plaza de mercado con la familia de Jean, para quienes resultaba ciertamente exótico aquel centro gastronómico campesino, después fuimos al Hotel Duruelo, en donde se celebró la boda, hubo comida típica, mariachis, rumba mix con música europea y colombiana… toda una experiencia.

Y por si fuera poco me contrataron para una “postboda” familiar el día siguiente, un almuerzo campesino al aire libre, el papá de Cris cosechando la yuca de su propia finca, incluso hallaron una guitarra y toqué para ellos algunas piezas colombianas. Gracias Jean y Cris por confiar en mí como fotógrafo de bodas.

¡Asado!

Fotógrafo de bodas en Villa de Leyva

Comentarios
Añade un comentario...

Gracias